BIENVENIDOS AL CAMINITO DEL REY

Información General

El Caminito del Rey es una de las construcciones humanas más espectaculares de Málaga.

Se trata de una de las actuaciones de reconstrucción más importantes llevadas a cabo por la Diputación de Málaga.

Su historia comienza en 1901 cuando se hizo necesario abrir un camino franco paralelo al interior de la enorme garganta que permitiese acceder a los obreros a los saltos de agua del Gaitanejo y del Chorro, propiedad de la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro, así como trasladar los materiales hasta allí. Así nació la pasarela que ha perdurado hasta nuestros días. Cuando en 1921 se culminó la obra de la presa del Conde del Guadalhorce, el mismísimo rey Alfonso XIII acudió a inaugurarla, desde entonces se conoce como “El caminito del Rey”.

El Desfiladero de los Gaitanes fue declarado Paraje Natural en 1989 debido a sus excepcionales valores geomorfológicos, florísticos y faunísticos. Su singularidad geomorfológica en el tramo del desfiladero se debe a la magnitud de sus paredes y a la proximidad entre ambos lados. Las paredes del cañón alcanzan hasta los 300 metros de altura en su parte más elevada y con anchuras mínimas de hasta diez metros en algunos puntos del recorrido.

El área es de aproximadamente 9.000 hectáreas e incorpora parte de los municipios de Álora, Antequera y Valle de Abdalajís, aunque la mayor parte del recorrido se encuentra en el municipio de Ardales. Además el área está formada por la cuenca del río Guadalhorce así como de sus afluentes.

Entre la flora destaca dentro del espacio protegido: encinar, tarajes, adelfas y carrizales en los ríos y embalses, pinares de repoblación, acebuches, coscojares, aulagares, retamales, palmitares, romerales y otros pastizales.

Respecto a la fauna vertebrada se alcanza un total de 207 especies: 9 tipos de peces, 7 anfibios, 13 reptiles, 30 mamíferos y 148 aves, destacando las rapaces. No es difícil avistar buitres o águilas desde el Caminito del Rey, mientras que por la noche es el búho real el que se adueña del lugar.

El camino se encontraba muy deteriorado, casi todo el recorrido estaba sin barandilla y había tramos que se habían caído, quedando solo la viga de soporte. El paso por el camino era muy peligroso y estaba totalmente prohibido su paso tras haber perdido la vida varios excursionistas tratando de cruzarlo. Así en la década de los 90 surgieron las ideas para su rehabilitación. Pero durante más de dos décadas a pesar de la intención, los proyectos eran irrealizables por cuestiones técnicas y económicas. Todos los proyectos se habían centrado en lo que ya había, una plataforma de cemento sujeta a la pared. Hasta que en 2011 el arquitecto de la Diputación de Málaga, Luis Machuca, halló otra manera de hacerlo más económica, un nuevo camino sobre el antiguo con nuevos materiales.

Así llegó el momento de disfrutar del caminito del rey, que ha pasado de ser un lugar de emociones fuertes para los más atrevidos a un lugar apto para todos los públicos. El interés por el recorrido no sólo se ha extendido a toda España sino que guías de viajes y medios internacionales se han hecho eco de la reapertura del hasta entonces “sendero más peligroso del mundo”. Incluso la popular guía “Lonely Planet” la ha catalogado como “experiencia imprescindible para 2015”.